Implantar el “HomeOffice” se ha convertido en un asunto de supervivencia para la mayoría de las empresas, pero ¿cómo va a impactar a medio plazo en el mercado de oficinas? Alejandro Bermúdez, CEO de Atlas Real Estate Analytics, espera una parada brusca en la demanda de grandes oficinas tras la crisis del covid-19 y cree que las empresas optarán por espacios más pequeños y flexibles.

Hasta hace poco, el “HomeOffice” era una opción que solo usaban regularmente los autónomos, ciertas pymes y colectivos de trabajadores muy puntuales. Sin embargo, a raíz de la rápida expansión del covid-19, cerca del 80% de las empresas han tenido que implementar soluciones de “HomeOffice” para mantener su nivel de actividad durante el confinamiento.

El covid-19 nos traerá cambios de mentalidad que nos obligarán a revisar el planteamiento de la inversión tradicional en oficinas. La suma de trabajo y el aumento de superficie necesaria para cada trabajador en las oficinas puede ser una combinación que haga que muchas empresas se decanten por reducirlas al máximo y mantenerlas simplemente como algo representativo y para reuniones puntuales, sustituyendo el lugar de trabajo habitual en la oficina por el teletrabajo —y ya de paso traspasando costes fijos al trabajador— o al trabajo remoto (fuera de casa, en un lugar especializado para trabajar, pero no en la propia oficina).

Esta nueva flexibilidad puede beneficiar a los espacios de coworking, ya que permiten la conciliación de un horario flexible, el distanciamiento social y el trabajo aislado fuera de las distracciones del hogar.

Cuando se establezca la nueva normalidad tendremos un panorama muy difícil de interpretar en el mercado. Las empresas necesitarán un análisis experto para poder comprender la nueva realidad. No basta simplemente con aceptar o rechazar el “Home Office”, hará falta tiempo e inteligencia colectiva para entender cómo va a afectar a la economía, al mercado de oficinas y a trabajadores y empleadores por igual.

De seguir así podríamos estar potenciando soluciones flexibles en detrimento del concepto tradicional.